First Posted: Aug 16, 2016 02:46 PM EDT

(Foto: Joe Raedle/Getty Images)

Un grupo de madres que están siendo detenidas con sus hijos en un centro de detención han comenzado una huelga de hambre en protesta de los largos periodos de detención que se ven obligadas a soportar.

Inmigrantes en el Centro Residencial del Condado de Berks en Pennsylvania han estado en huelga por más de una semana, y algunas de ellas insisten en que para el final de este mes al menos tres familias habrán estado detenidas en el centro por un año entero.

Autoridades del gobierno han dicho que la detención promedio es de 20 días. Ese periodo es el máximo que una corte federal sugirió para que los menores estén detenidos.

Carta Enviada a Seguridad Nacional

"En muchas ocasiones nuestros menores han pensado en el suicido debido al encarcelamiento y desesperación causada por estar ahí", dice una carta que 22 madres enviaron la semana pasada al secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.

La carta también acusa al gobierno de "realizar argumentos falsos" sobre la estadía promedio de los menores en el centro. Los menores detenidos en Berks tienen entre dos y 16 años de edad.

Se reportó que hasta 26 madres formaron parte de la huelga, aunque autoridades de Control de Inmigración y Aduanas insisten que ese número ahora es de cuatro.

Muchos de los detenidos en Berks son quienes han agotado sus opciones legales en términos de poder permanecer en los EEUU. Pero en el 2015, la American Civil Liberties Union ganó caso para remover a 28 familias detenidas ahí, resultando en que ahora esas familias ahora están detenidas por mucho más que los 20 días que ICE insiste es el máximo.

"ICE los considera una aberración porque pelean sus casos", dijo la abogada Bridget Cambria, cuyos clientes en Berks fueron negados asilo después de huir de violencia y persecución en El Salvador, Honduras y Guatemala.

¿Disputa Se Dirige a la Suprema Corte?

Aún pendiente en una corte federal, el caso de la ACLU podría llegar a la Suprema Corte y podría tomar otro año para ser adjudicado. Mientras tanto, abogados insisten en que sus clientes deberían ser liberados de Berks.

"Se hace más difícil concluir que no hay un elemento de castigo para mantener a estas mujeres en detención simplemente porque ejercieron su derecho a presentar un caso de prueba constitucional", dijo Lee Gelernt, subdirector del Immigrants' Rights Project de ACLU.

En un reporte de Human Rights First, psicólogos y pediatras previamente advirtieron que la detención de largo plazo en Berks llevó a "síntomas de depresión, regresión en comportamiento y ansiedad" en los menores que observaron.

"Lo que vimos entre los adultos son señas de miedo y de no saber qué les pasaría después", añadió el Dr. Alan Shapiro, quien visitó a Berks para el reporte. "Estos sentimientos de impotencia y desesperanza daña su habilidad de mitigar el estrés sobre sus hijos".

No te olvides de comentar con nosotros en la página de Facebook y seguirnos también en Twitter

© 2015 Latino Post. All rights reserved. Do not reproduce without permission.