First Posted: Mar 16, 2017 10:52 PM EDT

 

Como una patología diagnosticada, la corrupción salpica a los tres principales candidatos a ganar las elecciones presidenciales en Francia y el temor a una gran abstención no para de crecer a la espera de los primeros debates televisivos. Solo 6 de cada 10 franceses tienen claro ir a votar en la primera vuelta, todo un récord a la baja de la Quinta República, según el instituto galo de sondeos Elabe. Solo una vez la abstencion sobrepasó el 30% -en 1969- en unas presidenciales.

Francois Fillon, tercero en las encuestas por los Republicanos, ha sido imputado por malversación de fondos públicos en el caso de los empleos falsos de su familia, un hito en las campañas electorales del Hexágono. Aupado por este escándalo del líder conservador y el temor al auge del Frente Nacional, Emmanuel Macron, líder de ¡En Marcha!, que recientemente se ha colocado en cabeza de algunos sondeos, ha aparecido relacionado con unas irregularidades y acusaciones de favoritismo en un viaje a Las Vegas con empresarios franceses. El joven líder centrista defiende que siempre ha respetado las reglas en las licitaciones. De momento, según «France Inter», Macron no se ve directamente afectado por la investigación abierta por la Fiscalía. Por su parte, la ultraderechista Marine Le Pen lleva varios meses enfrentada a la justicia en diversos escándalos. A 37 días de la primera vuelta electoral, la cuestión no es ya tanto quién se libra de la sospecha, sino a quién le penalizará menos.

Marine Le Pen apela, desde que lidera el FN, a un electorado especialmente de la clase trabajadora, harto de la corrupción política. Con su estrategia de «desdiabolizar» a la formación ultraderechista, se ha ganado el favor de los jóvenes, rompiendo la tendencia de los movimientos populistas anglosajones: la gran masa de votos tanto del Brexit como la de Donald Trump en EE.UU. provenía de los mayores de 50 años. Frente al poder de lo rural, según un gráfico de «The Economist» el porcentaje de voto a Le Pen subió en las regionales de 2015 cuanto más se alejaba de París el colegio electoral, el principal caladero de Macron corresponde a una clase media cosmopolita y altamente educada, analiza Reuters. Su auge ha dependido de las investigaciones de medios alternativos como el satírico «Le Canard Enchaîné» y el digital «Mediapart». También, el ex alumno de la Escuela Nacional de Administración (ENA), la cantera elitista de presidentes franceses, se aprovecha de la percepción que se tiene de él de gestor efectivo y de éxito por sus años en la banca, aunque en el periodo que estuvo al frente de la cartera de Economía, Finanzas e Industria la sangría de parados no se detuvo.

La reunión que enfanga ahora a Macron se celebró el 6 de enero de 2016, cuando el entonces ministro de Economía se sentó con dirigentes de diversas empresas emergentes francesas en el Consumer Electronics Show (CES), en Las Vegas. Según reveló el pasado 7 de marzo el semanario satírico «Le Canard Enchaîné» y recoge Efe, fue encargada sin concurso previo al grupo Havas por Business France, organismo de promoción de la tecnología francesa dependiente del Ministerio de Economía, entonces dirigido por el candidato de ¡En Marcha!. El coste total del viaje ascendió a 381.759 euros, de los que 100.000 euros fueron dedicados al alojamiento.

Entre los presuntos empleos ficticios de Fillon y Le Pen, y las polémicas sobre el patrimonio de Macron, la justicia y el enriquecimiento de las élites políticas han solapado la crisis económica y la cuestión identitaria en la agenda de campaña. Desde que el pasado enero se desató el escándalo, la popularidad de Fillon ha caído cerca de diez puntos. Le Canard Enchaine también ha informado que la fiscalía nacional ha concedido una acusación adicional por «tráfico de influencias» a los tres jueces encargados de investigar el caso de los empleos ficticios de Penélope Fillon e hijos. El semanario satírico reveló además que el candidato conservador devolvió el pasado 27 de febrero los 50.000 euros que le prestó un empresario amigo suyo en 2013, en pleno escándalo.

Enriquecimiento de la familia

Pero Marine Le Pen tampoco se libra. La líder del FN fue convocada por la Justicia para una posible acusación en un caso de presuntos empleos ficticios en el Parlamanento Europeo. Pero a diferencia de Fillon, ella se negó a aceptar la designación de los jueces la semana pasada, alegando inmunidad parlamentaria.

Así y todo, los escándalos de Fillon y Le Pen no les han hundido en las encuestas. Aunque la bajada de Fillon le apea de la segunda vuelta no le ha hundido totalmente y sigue teniendo posibilidades de sorpresa: no se esperaba su victoria en las primarias republicanas. Marine Le Pen ha liderado los sondeos a lo largo de estos meses, salvo tras un impulso inicial de Fillon y ahora de Macron. Estos datos indican que los votantes de Fillon castigan más la corrupción de su candidato, según una columna de la web de noticias «Le Devoir». Los casos, aunque parecidos, difieren en un punto clave: la familia Fillon se habría enriquecido con los empleos falsos y Le Pen no. Los franceses desconfían de su sistema político. Una encuesta de Haris publicada en octubre pasado concluyó que el 54% de los encuestados cree que una «gran parte» de éstos eran más o menos corruptos.

En Suecia, en 1995, un ministro renunció por haber pagado una tableta de chocolate con la fondos ministeriales. «¿Qué pasaría en Francia ahora?», se pregunta la cadena pública de radio France Culture. Según los mapas de percepción de la corrupción elaborados por Transparencia Internacional entre otras organizaciones, Francia se encuentra a mitad de camino entre Alemania e Italia o España. Uno de los principales problemas es la falta de control de la financiación de los partidos políticos. A falta de poco más de un mes para la primera vuelta, solo un efecto contagio de lo vivido en Holanda, donde la repulsa al candidato ultraderechista Wilders y al fenómeno Trump ha aumentado en varios puntos la participación con respecto a 2012, puede eclipsar la desafección de los franceses con su sistema.

 

 

 

Like Us on Facebook

© 2015 Latino Post. All rights reserved. Do not reproduce without permission.